< Volver a lista de artículos

RELÉ ELECTROMAGNÉTICO Y DE ESTADO SÓLIDO

Suiler Altamirano

Suiler Altamirano

Suiler Altamirano

Un relé electromagnético y un relé de estado sólido son dos tipos diferentes de dispositivos utilizados en aplicaciones de conmutación y control eléctrico. Ambos relés tienen la función de controlar el flujo de corriente eléctrica en un circuito, pero utilizan mecanismos distintos para lograrlo.

Un relé electromagnético utiliza una bobina y un interruptor electromagnético para abrir o cerrar los contactos eléctricos. Cuando se aplica corriente a la bobina, se crea un campo magnético que atrae un brazo o una palanca móvil, lo cual activa o desactiva los contactos eléctricos. Los relés electromagnéticos son ampliamente utilizados y se encuentran en diversas aplicaciones, desde circuitos de control de baja potencia hasta sistemas de potencia más grandes.

Por otro lado, un relé de estado sólido, también conocido como SSR (Solid State Relay), utiliza componentes electrónicos de estado sólido, como transistores de potencia, en lugar de un interruptor electromagnético. En lugar de utilizar una bobina y un mecanismo físico para abrir y cerrar los contactos, el SSR utiliza componentes electrónicos para controlar el flujo de corriente. Estos componentes, como los tiristores o los triacs, pueden encenderse o apagarse rápidamente mediante señales de control, lo que permite la conmutación de la corriente sin partes móviles. Los SSR son populares debido a su durabilidad, tiempos de conmutación rápidos y la capacidad de controlar cargas de corriente alterna (AC) y corriente continua (DC) según el tipo de SSR.

Ambos tipos de relés tienen ventajas y desventajas dependiendo de la aplicación específica. Los relés electromagnéticos pueden soportar altas corrientes y ofrecen un aislamiento eléctrico efectivo, pero pueden tener tiempos de conmutación más lentos y ser más propensos al desgaste mecánico. Los relés de estado sólido no tienen partes móviles, por lo que son más rápidos y duraderos, pero pueden tener una caída de voltaje más alta y pueden requerir disipadores de calor para manejar cargas de alta potencia.

A continuación, te presentamos algunas de las principales diferencias entre estos dispositivos:

  1. Mecanismo de conmutación: Un relé electromagnético utiliza una bobina y un interruptor electromagnético para abrir o cerrar los contactos eléctricos. Por otro lado, un relé de estado sólido utiliza componentes electrónicos de estado sólido, como tiristores o triacs, para controlar el flujo de corriente sin partes móviles.

 

  1. Tiempo de conmutación: Los relés electromagnéticos generalmente tienen tiempos de conmutación más largos debido al movimiento físico requerido para activar los contactos. En contraste, los relés de estado sólido pueden cambiar rápidamente entre los estados de encendido y apagado, lo que resulta en tiempos de conmutación más cortos.

 

  1. Durabilidad: Debido a su naturaleza mecánica, los relés electromagnéticos pueden estar sujetos a desgaste y fallos después de un uso prolongado, especialmente en aplicaciones con conmutación frecuente. Los relés de estado sólido, al no tener partes móviles, tienden a ser más duraderos y confiables en términos de vida útil.

 

 

  1. Ruido eléctrico: Los relés electromagnéticos pueden generar ruido eléctrico durante el proceso de conmutación debido al movimiento de los contactos y el campo magnético. En contraste, los relés de estado sólido no generan ruido mecánico ni magnético, lo que los hace más adecuados para aplicaciones sensibles al ruido o que requieren conmutaciones silenciosas.

 

  1. Tamaño y peso: Los relés electromagnéticos suelen ser más grandes y pesados debido a la presencia de bobinas y partes móviles. Los relés de estado sólido, al utilizar componentes electrónicos compactos, son generalmente más pequeños y livianos, lo que puede ser beneficioso en aplicaciones con espacio limitado.

 

  1. Tipos de carga: Los relés electromagnéticos son más adecuados para cargas de alta potencia y corrientes elevadas, ya que pueden manejar grandes corrientes sin problemas. Por otro lado, los relés de estado sólido son más adecuados para cargas de baja a media potencia, especialmente en aplicaciones donde se requiere una conmutación rápida y frecuente.

 

Estas son algunas de las diferencias clave entre los relés electromagnéticos y los relés de estado sólido. La elección entre uno u otro dependerá de los requisitos específicos de la aplicación, como el tipo de carga, la velocidad de conmutación, la durabilidad y las limitaciones de espacio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue todas nuestras novedades

Encuéntranos en redes sociales:

¿Listo para aprender?

Visita nuestra ESCUELA y encuentra el curso o especialidad que te harán crecer como profesional

Recibe las novedades antes que nadie en tu bandeja de correo

suscríbete y recibe contenido GRATUITO todas las semanas

Artículos recomendados

Novedades de YouTube

Videos nuevos cada semana y transmisiones en vivos pasados disponibles 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

{{

©2019. Control + Reserved.

Scroll al inicio